Programación General Anual

 

PROGRAMACIÓN GENERAL ANUAL

Descargar

 

 

PLAN ANUAL DE ACTIVIDADES

Descargar

 

 

4fc41446-24b4-4193-a532-9b5321692bc8
5c16e432-c3a2-458f-99e8-e019765d81af
fc1511b9-4970-458e-be0e-5f90621e9245
file
IMG_8216
prensa-abraza
1/6 
start stop bwd fwd

 

El pasado 29 de noviembre de 2018, en el salón de actos del Ilustre Colegio de Abogados de Las Palmas de GC, se celebró el acto de clausura del III Certamen de Derechos Humanos y Periodismo de la Cruz Roja con la entrega de premios a los veinte artículos seleccionados de entre 985 alumnos, de 14 centros de nuestra isla.

Previamente a este acto, nuestro instituto disfrutó de la charla informativa, sobre los Derechos Humanos, que los alumnos de Derecho, voluntarios de la Cruz Roja, impartieron a todo el alumnado de 4º de la ESO. A continuación, los alumnos crearon un texto expositivo-argumentativo sobre algún aspecto de los Derechos Humanos. De todos ellos se seleccionaron doce y se enviaron al Certamen. Finalmente, de nuestro centro fue seleccionado el artículo de Claudia Melián Castellano de 4ºA de la ESO, titulado “¿Cuándo parará?” que, además, fue leído en el acto de la clausura del Certamen como uno de los más significativos.

Nuestra alumna acudió a dicho acto acompañada de su familia, su tutor D. José Manuel Hernández Rivero y de la responsable del Comité de Solidaridad del IES La Minilla, Dñª Marioli Eugenio Gil.

Desde aquí felicitamos a nuestra alumna y nos congratulamos de su logro.

Aquí tienen el texto creado por Claudia.


 

 

¿Cuándo parará?

 

 

Hablo del miedo. El miedo de no saber si hoy será el día en que te pasará algo (o alguien) de camino a casa. El miedo de estar a la deriva en un barco en medio de la nada, sin ninguna garantía de volver a tu tierra o a cualquier otra. El miedo causado por la incertidumbre de si al final del día tendrás una casa para volver o estará hecha pedazos. El miedo al caminar de la mano con tu pareja y que os digan algo, que os hagan algo. El miedo de oír a tus hijos preguntarte “¿qué hay de comer?” y tú no poder responderles nada. Hablo de ese miedo que te impide vivir.

Pero también hablo de ese miedo más generalizado, ese miedo que tenemos todos.  El miedo de mirar, de abrir los ojos ante los miedos de otros. El miedo de afrontar la realidad, y de saber que una vez lo hagas, nunca más podrás volver a cerrarlos.

Porque hay veces en las que todos estamos mudos, ciegos y sordos. No gritamos las injusticias, no nos desgarramos la garganta por intentar cubrir las brechas de la sociedad. No oímos (o no queremos oír) los gritos de desesperación que llegan desde el otro lado del mar, suplicando una vida digna. Nos tapamos los oídos cuando la chica del telediario anuncia, con cara de circunstancias, una nueva víctima de violencia de género a las siete y media de la mañana. Desviamos la mirada cuando vamos caminando por Mesa y López y de repente vemos a un señor sentado en el suelo, con los pies descalzos y los ojos llenos de preguntas. Cerramos los ojos al ver cómo un “segurita” obliga a un chico negro a bajar de un tren, exigiendo sus papeles de mala manera; pero sobre todo, nos mentimos a nosotros mismos, nos convencemos de que no es nuestro problema. No tiene que ver conmigo si se ríen del rarito de la clase. A mí no me afecta si han vuelto a bombardear Siria. ¿A mí que más me dará? No los conozco.

Pero ¿cuándo será el día en que nos quitemos la venda de los ojos? ¿Cuándo nos quitaremos los auriculares para poder oír a los demás? ¿Cuándo empezaremos a hablar por los que no tienen voz? ¿Hasta cuándo estaremos observando los abusos que se cometen diariamente desde una esquina, sin intervenir, como si fuéramos una cómoda, una silla, una mesa? ¿Cuándo dejaremos de justificar al violador? ¿Durante cuánto tiempo seguirá habiendo personas con aspiraciones, con metas que no podrán cumplir porque se les ha negado una beca mientras hay políticos que haciendo una simple llamada reciben un máster sin haber pisado la facultad? ¿Hasta cuándo le tendré que decir a mi mejor amiga que me mande un mensaje al llegar a casa para saber que no le pasó nada en el camino? ¿Por qué encarcelan los pensamientos de un rapero honesto por decir lo que todos piensan en voz alta? ¿Cuándo será el día en que todos podremos decir sin temor a equivocarnos que todos somos iguales? ¿Cuándo diremos no más?

 


 

 

 

Registrarse (Solo profesorado)


Copyright © IES La Minilla 2013. .